Síguenos en Facebook Síguenos en YouTube Síguenos en Twitter
Inicio Contacto Ubicación
Pronatura México. Advertencia:
Si lees este mensaje es debido a que no estás usando la versión más actual de tu navegador. Hemos intentado realizar de este sitio un lugar navegable y placentero en la mayor medida. Algunas cosas aparecerán fuera de lugar, pero los links deberían funcionar. En último caso, te sugerimos actualizar a la más reciente versión del navegador de tu preferencia.

Quiénes somos Qué y cómo lo hacemos Pronatura en tu región
Buscar
Dona ahora Revista
Ecosistemas
Qué hacemos / Biodiversidad / Ecosistemas

El ecosistema es el conjunto de especies de un área determinada que interactúan entre ellas y con su ambiente abiótico; mediante procesos como la depredación, el parasitismo, la competencia y la simbiosis, y con su ambiente al desintegrarse y volver a ser parte del ciclo de energía y de nutrientes. Las especies del ecosistema, incluyendo bacterias, hongos, plantas y animales dependen unas de otras. Las relaciones entre las especies y su medio, resultan en el flujo de materia y energía del ecosistema.

Las características climáticas y la orografía de México han propiciado el desarrollo de diversos tipos de ecosistemas, desde las selvas perennifolias de los Chimalapas o de la Lacandona, que reciben entre dos y cinco mil milímetros de precipitación anual, hasta los desiertos de Sonora y Baja California, que figuran entre los más áridos del mundo.

Tal variedad de ecosistemas se debe a confluencia de dos grandes regiones con características muy contrastantes: la región Neártica (templada) y la Neotropical. Ambas regiones presentan ambientes secos y húmedos. En la templada los ambientes secos son zonas áridas y los húmedos bosques y pastizales. En la región tropical los ambientes secos están representados por las selvas secas y los matorrales espinosos, y los ambientes húmedos por las selvas altas y medianas perennifolias.

En la antigüedad las selvas tropicales húmedas se presentaban a partir de Tamaulipas y San Luis Potosí, bajaban por la vertiente del Golfo y se extendían hasta el extremo sur de la costa del Pacífico y la frontera con Guatemala. La vegetación tropical en México se ha adaptado a los diversos regímenes pluviales y sustratos edáficos para dar origen a los bosques tropicales subperennifolios, a las sabanas, las selvas caducifolias y a las selvas bajas espinosas.

A partir de niveles bajos de precipitación aparece la vegetación xerófita, que puede alcanzar puntos extraordinarios de diversidad, como sucede en el Valle de Tehuacán-Cuicatlán, entre Puebla y Oaxaca.

Condiciones específicas de topografía, latitud y vientos oceánicos determinan la existencia de bosques mesófilos en la ceja de las sierras expuestas a la influencia del Golfo de México o del Océano Pacífico, o bien, de grandes macizos de bosques de coníferas o encinos, que cubren las partes altas de las montañas y del altiplano. En las partes más elevadas, los zacatonales o páramos y las nieves antes perennes que coronaban las cumbres del Eje Neovolcánico.

Tanto en las zonas costeras del Golfo de México y el Caribe como en las del Pacífico norte, centro y sur existen diversos ecosistemas, que por razones de diferente índole (que tienen que ver con nuestras tradiciones académicas e institucionales), se conocen mucho menos que los terrestres. Entre éstos destacan:



  • Los sistemas arrecifales constituidos por asociaciones simbióticas de diversos organismos, y que representan los ecosistemas más diversos y productivos de las zonas marinas;
  • La vegetación marina del litoral, conformada principalmente por algas que crecen sobre rocas en la franja afectada por los distintos regímenes de mareas;
  • Los manglares y marismas que se hallan principalmente en las orillas de las lagunas costeras, las bahías protegidas y desembocaduras de ríos, con aportes de aguas marinas creando exuberantes ecosistemas, especialmente de mangle rojo de hasta 25 metros de altura;
  • El popal, que cubre grandes extensiones pantanosas y aguas poco profundas del sur de Veracruz y Tabasco. Consiste generalmente en una asociación de hidrófitas frecuentemente acompañadas de tulares;
  • El tular y el carrizal, que crecen en ambientes lacustres o en las orillas de los ríos con fondos fangosos y aguas tranquilas; es común encontrarlos en pantanos y sus tallos se utilizan en la confección artesanal de petates, cestos, juguetes y diversos utensilios;
  • La vegetación flotante, constituida por diversas especies que sobrenadan libremente, como la lechuga de agua, mientras que otras se arraigan en el fondo y dejan flotar sus hojas y flores;
  • La vegetación sumergida, que se integra con plantas que pueden estar arraigadas o no en el fondo, pero que normalmente se mantienen bajo la superficie;
  • El bosque de galería o vegetación riparia que comprende las agrupaciones de árboles que crecen en los márgenes o bordos de ríos.

Funciones de los ecosistemas

Los ecosistemas generan gran cantidad de beneficios directos e indirectos a los seres humanos, lo que se conoce comúnmente como "servicios ambientales", los cuales son indispensables para el desarrollo actual y futuro de las ciudades y sus pobladores, dentro de los que destacamos:



  • Regulación en la composición química de la atmósfera
  • Regulación del clima
  • Captación, transporte y saneamiento de aguas, tanto superficiales como subterráneas
  • Protección de costas en contra de huracanes
  • Protección contra la erosión y control de sedimentación
  • Generación de biomasa y de nutrientes para actividades productivas
  • Control biológico de plagas y enfermedades
  • Mantenimiento de la diversidad de especies y del patrimonio genético de la nación
  • Provisión directa de recursos y materias primas
  • Oportunidades para la recreación y el turismo
  • Soporte de valores escénicos y paisajísticos
  • Campo para la investigación científica y tecnológica

Por siglos el ser humano no tomo en cuenta la importancia de los servicios ambientales por considerarlos inagotables, sin embargo las acciones humanas han puesto en grave riesgo la continuidad de los procesos evolutivos y la capacidad natural de los ecosistemas de regenerarse, lo que ocasiona problemas de disponibilidad de este tipo de servicios, convirtiéndose cada vez más en bienes escasos que requieren de medidas locales y globales de conservación.



temp
temp
temp
temp
temp
temp
temp-thumb
temp-thumb
temp-thumb
temp-thumb
temp-thumb
temp-thumb
Nuestros Voluntarios Nuestros voluntarios
Infórmate, actívate y participa con Pronatura en actividades de conservación.
Tu donativo tiene un doble impacto


© DR Pronatura México | Aspérgulas 22 (Antes Pino) Colonia San Clemente CP 01740 México DF |
Teléfonos y fax: +52 (55) 56.35.50.54
Foundation for Environmental Education Comisión para la Cooperación Ambiental International Union for Conservation of Nature